Defensa del laicismo en la Ciudad de Crespo

16/05/2010 en 8:48 pm | Publicado en Noticias y Novedades | Deja un comentario

Ciudad de Crespo, 18 de Febrero de 2009.-

Al Sr. Presidente                                                                                                            Honorable Concejo Deliberante de la Ciudad de Crespo

Don Fernando Cibau

su despacho.-

Con mis mayores deferencias:

Me dirijo al señor Presidente del Honorable Concejo Deliberante de la Ciudad de Crespo, y por su intermedio a todos los miembros de ese cuerpo representativo de todos los habitantes de nuestra comunidad.

Ante la manifestación pública de una de las autoridades religiosas de la Iglesia San José, una de las varias religiones (o congregaciones) que tienen presencia física en nuestra comunidad, que abarcan parte de esta comunidad, (ya que otros habitantes profesan otras religiones (Protestantes Evangélicas Luterana, Iglesia Congrega-cionista, Iglesia del Plata, Adventista, de Dios, etc., incluso “no cristianas”, como crespenses de descendencia judía o árabe, etc., incluyendo a los ateos y agnósticos.) del interés en presentar un anteproyecto con una propuesta concreta de cambiar el nombre de calle Paraná por el de  Arnoldo Janssen, fundador de la Congregación del Verbo Divino, de la Iglesia  Católica, quiero manifestar mi preocupación pública por ello.

Hasta acá, el criterio que se ha tenido en cuenta para fundamentar designaciones de nombres de personas en calles, paseos, plazas, y toda nomenclatura pública ha tenido una línea de coherencia con los principios de igualdad universales. (Yo mismo he participado en varias oportunidades de Comisiones de Nomenclatura donde se han mantenido estos principios.)

Así se honra a ciudadanos de Crespo, que en la función pública, en la conducción política, en la educación, en la acción social, en medicina, en la actividad cultural gravitaron en el desarrollo socio económico y cultural del pueblo.

También tenemos nombres de personas que contribuyeron a hacer una patria soñada desde el campo político, como San Martín, uno de los patriotas más esclarecidos de la independencia argentina y libertador de medio continente; como Belgrano y Moreno, que, como dice Mitre, fueron la más alta expresión de los elementos constitutivos del gobierno patrio; como Beruti, tribuno elocuente a cuya inspiración se debe la creación de la Junta revolucionaria; como French, patriota impetuoso y expansivo que imaginó el distintivo blanco y celeste de la bandera victoriosa de Belgrano; como Rivadavia, que engrandeció al país con sus reformas administrativas, difundiendo la cultura pública y el progreso en la campaña; como Güemes que se inmortalizó con sus hazañas, secundando el triunfo de la revolución en las provincias del Norte, comoLópez y Planes, el cantor de la revolución y autor del Himno Nacional Argentino; como el inmortal Sarmiento, padre de la educación argentina, etc. También tenemos nombres de grandes hombres de la cultura como Almafuerte, o Quinquela MartínGabriela MistralAlfonsina Storni, etc., y nos están faltando los nombres de personas que se constituyeron en exponentes de la ciencia y de la paz en el orden nacional, con hechos concretos, hombres de ciencia que legaron a la humanidad el fruto de sus desvelos; sus investigaciones y experiencias salvadoras, si bien tenemos una calle Luis Federico Leloir, que ganó el Premio Nobel de Química en 1970 por su trabajo en bioquímica al descubrir los nucleótidos de azúcar y su función en la biosíntesis de hidratos de carbono.

En esas ausencias podríamos citar a Carlos Saavedra Lamas, Ministro de relaciones exteriores que ganó el Premio Nobel de la Paz en 1936 por su intervención en la resolución del conflicto entre Bolivia y Paraguay: a Bernardo Alberto Houssay, que ganó el Premio Nobel en Fisiología y Medicina en 1947 por el descubrimiento de la función de la hormona del lóbulo pituitario anterior en el metabolismo de azúcar;; a Adolfo Pérez Esquivel, que ganó el Premio Nobel de la Paz en 1980 por su trabajo en defensa de los derechos humanos basándose exclusivamente en los medios no violentos a través de la Organización Servicios Paz y Justicia desde 1974; a César Milstein, que ganó el Premio Nobel en Fisiología y Medicina de 1984 por el desarrollo de la técnica de hybridoma para la producción de anticuerpos monoclonales. Estos anticuerpos tienen la particularidad de penetrar en las células del tumor. La técnica permite la producción ilimitada de anticuerpos monoclonales con la especificidad predeterminada. Así se abren nuevos campos en la investigación biomédica teórica y aplicada y han permitido un diagnóstico preciso y también el tratamiento de enfermedades. Podría seguir nombrando al Dr. Esteban Laureano Maradona, que logró erradicar de las zonas indígenas terribles enfermedades como la lepra, el mal de Chagas, la tuberculosis, el cólera y la sífilis, o al Dr. René Favaloro, que se suicidó por la avaricia e indiferencia de los que más tienen, y la corrupción de los funcionarios argentinos, que necesitaban “las coimas” para facilitar el funcionamiento de la Fundación tan importante para la salud de los argentinos. Como Lisandro de la Torre, otro argentino ilustre y “honesto”, ausente de nuestra nomenclatura, la máquina de impedir la honestidad lo venció, o a Charles Robert Darwin, que postuló que todas las especies de seres vivos  han evolucionado con el tiempo a partir de un antepasado común mediante un proceso denominado selección natural  La evolución fue aceptada como un hecho por la comunidad científica y actualmente constituye la base de la síntesis evolutiva moderna. Sus descubrimientos son el acta fundacional de la biología como ciencia.

Lo que sí  no debemos tener, son nombres o símbolos que representen las creencias religiosas, porque todo lo que pertenezca a la esfera sobre las creencias religiosas de los individuos, es materia de  hechos o pautas de comportamiento que sin duda, pertenecen a la vida privada, y no pública, como es la nomenclatura pública de las calles, plazas, paseos, etc., de nuestra ciudad.

Seguramente alguien podrá decir, que en otras ciudades o provincias hay nombres puestos, como San Luis, San Juan, etc., pero perteneció a un pasado en nomenclatura donde muy poco se observaba la parcialidad con que se actuaba, produciendo así un acto injusto, que hoy, en las nuevas concepciones se tienen muy en cuenta; la no agresión, ni invasión, aunque algún nombre represente una mayoría, pues se produce un acto de desigualdad, de imposición y hasta de discriminación con otras religiones y con quienes no tienen preferencias en el campo de la fe. Tengamos cuidado. No somos un país católico, sino con mayoría católica, que es muy diferente.

Esta es la razón por la cual quiero mostrar mi disconformidad a que se ponga el nombre de Arnoldo Janssen, no sólo a calle Paraná, que representa además de la capital provincial, el homenaje orgulloso de una población entrerriana a la primera capital de la Confederación que tuvo el país, a raíz de la Constitución de 1853 (1854-1861), sino a ningún lugar público de nuestra ciudad. Los fundamentos son obvios: Su trabajo ha sido importante para un sector de la comunidad, no para toda, y su actividad ha sido solo en el campo religioso, o espiritual, que sin duda en ese marco ha sido importante, pero para quienes profesan esas creencias que él sostenía, y por la cual dedicó su vida. Además, ponerle  el nombre de un religioso, por el hecho de haber sido misionero, solamente,  es, entiendo yo, una grave falta al derecho de igualdad, consagrada en la Constitución Nacional.  Por lo tanto de hacerse efectivo el pedido  no se estaría cumpliendo con la neutralidad que debe mantener una institución estatal, y estaría dando el mismo derecho a las otras iglesias o congregaciones para que exijan el mismo trato en las calles aledañas a sus templos, y también de quienes no tienen templos, o de nombres de personalidades universales ateas, cosa que no puede ser, porque no es el campo comunitario, sino que el de creencias o no, que es, repito, totalmente privado, y existe solo en la espiritualidad o filosofía del hombre.

No estoy en desacuerdo con el deseo de que la Iglesia realice su homenaje, pero en el ámbito de su predio, pues no me opongo a las convicciones religiosas de cada persona, sino a la imposición sobre quienes profesan otras religiones, o sobre quienes no profesan ninguna, y la calle o los lugares públicos son de todos. Entiendo que la aconfesionalidad o laicidad del Estado, no sólo exige y justifica la prohibición de la presencia de signos  o nombres religiosos (por esa única actividad; pudiera destacarse por otra que contemple a toda la comunidad, como es el caso que yo mismo sostengo, que es público ya, sobre el Padre Enrique Becher, que “se arremangó” y “trabajó para toda la comunidad de Crespo, sin excepción, creando el molino harinero San José que solucionó el gran problema de la elaboración  que había en la zona, donde por no existir se perdían las cosechas enteras.) en los espacios públicos, sino que por el contrario, ha de operar como condición y garantía del pleno ejercicio de la libertad religiosa por parte de todos en pie de igualdad. El estado debe ser laico, sin que esto represente un ataque a todos los creyentes, como pretenden hacer creer algunos fanáticos. El laicismo, por el contrario, llama a una postura universalista de respeto al pensamiento de cada quien y, particularmente, de su creencia religiosa o del hecho de no tener ninguna. La igualdad de los ciudadanos independientemente de su postura frente al fenómeno religioso, es parte indisoluble de la igualdad ante la ley y de un Estado de Derecho en el cual la legislación está por encima de otros intereses.

Sin otro particular, quedo a disposición de ese Honorable cuerpo legislativo, para fundamentar o ampliar mi posición pública.

Agradezco vuestra atención,  y  aprovecho la oportunidad para saludarle a usted y a los demás Concejales, con mis mejores afectos.

Orlando Britos

D.N.I. 5945801

Anuncios

Dejar un comentario »

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: