Reaccionarios destruyen mural por el aborto no punible

14/03/2013 en 8:43 am | Publicado en Noticias y Novedades | Deja un comentario

El mural que fue realizado por un grupo de mujeres en la Facultad de Trabajo Social por el  “Aborto Legal, para no morir”, fue destruido con pinturas rojas y blancas, registró AIM. En la ciudad, también hay grafitis con una virgen que criminalizan la interrupción del embarazo y el famoso ícono “cristo vence”. 

Reaccionarios destruyeron la intervención artística que realizaron organizaciones que reclaman por la interrupción voluntaria del embarazo en condiciones seguras, constató esta Agencia. 2012-09-13-13.15.11

El mural fue realizado con el objetivo de interpelar a quienes lo observaban y a las autoridades, ya que una de las autoras había señalado que la propuesta era “abrir el debate en el tema, para poner en el centro de la escena ese derecho tan fundamental de todas las mujeres”.

A la actitud de los conservadores que dañaron el mural, se suman grafitis que se multiplicaron en Paraná que reproducen la imagen de una virgen y un niño donde se criminaliza a las mujeres que definen interrumpir voluntariamente su embarazo, generando mala consciencia de género, cargándolas de culpa.

También, aparecieron en la ciudad las cruces con la v, que significan “Cristo vence”, signos utilizados por los aviones que realizaron el bombardeo a Plaza de Mayo en 1955, que luego fue resignificado por el Perón Vuelve (PV). La postura de la iglesia y el ejército que movilizó el intento de golpe de Estado era contra la enseñanza laica, contra el divorcio vincular, contra la abolición de feriados religiosos, contra la exención de impuestos a las instituciones religiosas.

Si bien la Iglesia Católica está ligada muy fuertemente a las decisiones del Estado entrerriano, ahora trata de “ganar la calle” con comandos que reaccionan a propuestas que en los países liberales están legisladas desde hace décadas.

Anuncios

Entre Ríos integrará a la Coalición Laica Argentina

14/03/2013 en 8:41 am | Publicado en Noticias y Novedades | Deja un comentario

El colectivo Entre Ríos Laica resolvió ser parte de la Coalición Argentina por un Estado Laico (Cael) para trabajar articuladamente con otras provincias para pugnar por una república laica. Exigen que el Estado de deshaga de los prejuicios impuestos por el pensamiento mágico y de los beneficios a las corporaciones religiosas que están exentas de impuestos y son subsidiadas con los recursos de los contribuyentes, informaron a AIM.

Los militantes sociales explicaron a esta Agencia que dialogaron con los integrantes de CAEL y en asamblea resolvieron participar de la organización nacional. En ese sentido, explicaron que “la consolidación de una organización nacional que pugne por un

Estado laico es un gran paso para seguir luchando por la emancipación de las cadenas de la religión y todas sus consecuencias en la vida pública”.

En ese marco, aseguraron que “no es función del Estado promover ni apoyar a ninguna convicción confesional”,  por lo que sostienen que el gobierno “no debe otorgar beneficios impositivos a la Iglesia Católica, tampoco debe pagarle sueldos a los funcionarios religiosos y menos aún subsidiar sus instituciones”.

La organización entrerriana es un colectivo que entiende el laicismo como “las condiciones jurídicas, políticas y sociales idóneas para el desarrollo pleno de la libertad de conciencia, base de los Derechos Humanos”.

Defiende así el pluralismo ideológico en pie de igualdad como regla fundamental del Estado de Derecho y el establecimiento de un marco jurídico adecuado y efectivo que lo garantice y lo proteja frente a toda interferencia de instituciones religiosas que implique ventajas o privilegios.

Cabe recordar que los integrantes del movimiento, realizaron un encuentro nacional en Paraná; se manifestaron contra la injerencia de la iglesia en la provincia y presentaron un proyecto para retirar íconos religiosos de los espacios  públicos.

Rechazan el pago de sueldos por parte del Estado a funcionarios de la Iglesia Católica

14/03/2013 en 8:39 am | Publicado en Noticias y Novedades | Deja un comentario

El colectivo Entre Ríos Laica repudió  la liquidación  de sueldos de obispos, párrocos de frontera y seminaristas con fondos públicos, ya que consideran que “el Estado argentino no debe pagar a funcionarios de otros Estados y porque la religión es un asunto privado, que debe ser sostenido en su totalidad  por aportes individuales y conscientes de sus fieles”, según dijeron a AIM. 3980443072_1a9a869a35

Argentina vive un “anacronismo que es producto de la Ley 21950 de la dictadura cívico-militar, por la que se estableció que aquellos funcionarios de la Iglesia Católica que se hacen llamar arzobispos y obispos con jurisdicción sobre arquidiócesis, diócesis, prelaturas, eparquías y exarcados del culto católico apostólico romano gozan de una asignación mensual equivalente al 80 por ciento de la remuneración fijada para el cargo de Juez Nacional de Primera Instancia, hasta que cesen en dichos cargos”.

Los integrantes de la organización, recordaron a esta Agencia que “la ley rige desde el 1º de enero de 1979 y fue rubricada por Jorge Rafael Videla y José Alfredo Martínez de Hoz”.

En ese sentido, consideraron “los sueldos pagados con fondos públicos son una rémora antirrepublicana de los infaustos discursos autoritarios que enraizaban a la cruz con la espada”.

En ese marco, insistieron que el Estado “como Estado de clase e hijo de la revolución francesa –que hasta osó deshacerse del calendario gregoriano- debe escindir religión y Estado, ya que no solamente se pagan sueldos a los funcionarios de esa institución, que es un Estado con sus propias finanzas y organización monárquica, sino que también el gobierno dispone de recursos de los contribuyentes para el pago a párrocos de frontera y ‘asignaciones’ vitalicias a un grupo particular de sacerdotes seculares y obispos retirados”.

Además, agregaron que “la obscenidad no concluye ahí, sino que el modo de disfrazar la ‘asignación’ de partidas tiene distintas implicancias: ya que estos ciudadanos no tributan impuestos, no pagan cargas sociales de ninguna especie, no pagan impuestos a las ganancias y no realizan hacen aportes jubilatorios”.

Asimismo, indicaron que “el problema no concluye allí, ya que también el gobierno dispone de subsidios para el sostenimiento de instituciones privadas ligadas directamente a la religión católica, por lo que los ciudadanos argentinos se hacen cargo de organizaciones, escuelas y fundaciones que dependen de un estado extranjero que sostiene una forma de pensamiento mágico y confuso que va en contra la ética liberal de los Estados Modernos y contra los avances de la ciencia moderna”.

Para los militantes sociales “se trata de una cuestión de justicia, ya que no se entiende la paradoja de que el Estado descuente a los  trabajadores los días de paro por considerar su trabajo como un servicio y pague a unos hombres que no brindan ningún servicio al Estado, sino que hacen usufructo del sostenimiento de mitos para mantener a la población sujeta a creencias que legitiman un orden de clase y patriarcal desigual e injusto”.

Presentaron proyecto para retirar íconos religiosos de espacios públicos

14/03/2013 en 8:37 am | Publicado en Noticias y Novedades | Deja un comentario

Integrantes del colectivo Entre Ríos Laica presentaron en la Cámara de Diputados un proyecto de ley por el que se propone la prohibición de la instalación o exhibición permanente de imágenes o motivos religiosos en todos los edificios y espacios públicos que dependan del Poder Ejecutivo, de la Legislatura, del Superior Tribunal de Justicia, de los municipios y juntas de Gobierno de toda la provincia. La iniciativa tomaría estado parlamentario en la sesión preparatoria, según informaron a AIM.

El proyecto de Iniciativa Ciudadana 077 pretende prohibir la instalación o exhibición permanente de imágenes o motivos religiosos en todos los edificios y espacios públicos, sin embargo se exceptúan de la aplicación los ubicados en cementerios. Además, la propuesta determina que las imágenes y motivos religiosos existentes al momento de la sanción de la iniciativa deberán ser removidos en el plazo de doce meses.

Según explicaron desde Entre Ríos Laica a AIM, el proyecto recibió adhesiones de la Asociación Civil Arg-Atea de Buenos Aires, de la Asociación de Ateos de Mar del Plata y se está discutiendo en las universidades públicas de Entre Ríos, para recibir el apoyo de cátedras.

El proyecto de ley que impulsan “garantizará el cumplimiento de los principios de libertad de consciencia y laicidad del Estado en Entre Ríos, por lo que determina el retiro de las imágenes y símbolos religiosos que se hallen de modo fijo y permanente en edificios y espacios públicos, ya que los mismos ejercen una violencia simbólica sobre quienes no creen en esos íconos o profesan otras religiones”, aseguraron.

Actualmente, en el territorio provincial, “se hallan cientos de estatuas en plazas, ingresos a las ciudades y edificios públicos, acción inaceptable, ya que el Estado se secularizó definitivamente de la Iglesia, por lo que permitir colocar estatuas y símbolos  religiosos en espacios y edificios públicos avanza violentamente sobre los ciudadanos que eligen no creer en imágenes mitológicas, que refuerzan una moral ascética que desprestigia la vida del ser Humano. Esto es que, la presencia de símbolos religiosos en los espacios públicos y donde funcionan los poderes del Estado afecta el principio de neutralidad religiosa y el derecho a la igualdad y no discriminación en relación al derecho a la libertad de conciencia”, apuntaron.

Para los militantes de la ilustración, la religión “es un modo de alienaciónporque es una experiencia positiva de algo irreal; porque desvía al hombre del único ámbito en donde le es realmente posible la libertad, es decir, el mundo humano; y porque suele tomar partido generalmente por la clase dominante, perpetuándola en el poder, legitimando el estado de cosas existente”.

En ese contexto, apuntaron que la Corte Europea de los Derechos Humanos “declaró que el crucifijo en las aulas es una violación de la libertad religiosa, una violación de los derechos de los padres a educar a sus hijos según sus convicciones, y de la libertad de religión de los alumnos”.

Además, recordaron que el 25 de noviembre de 1981  la Asamblea de las Naciones Unidas “aprobó la Declaración sobre la Eliminación de todas las formas de intolerancia y discriminación fundadas en la religión o las convicciones (resolución  36/55) y que en la Constitución nacional se adhirió a  tratados internacionales como la Convención Americana sobre Derechos Humanos y el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, donde se garantizan el libre y pleno ejercicio de los derechos y libertades a todas las personas sin discriminación alguna por religión u otros motivos”.

En ese sentido, rememoraron que Argentina “es un país que no tiene una religión oficial, es un Estado no confesional más allá de la invocación a la Idea de Dios en el Preámbulo de la Constitución y más allá que en la Constitución Nacional dispone de fondos públicos para “sostener” a la religión Católica Apostólica Romana, principio que va contra todo fundamento de los Estados Modernos, donde se escinde la vida pública de la privada.

Además, el artículo 2 de la Constitución Nacional discrimina a quienes no adhieren a esa religión y demuestra residuos de la Monarquía Española, producto del virreinato católico”. En tanto, puntualizaron que Entre Ríos “no está exenta del laicismo. En su Constitución ni siquiera reconoce como principio del pensamiento y fundamento de su Carta Magna a ninguna Idea de Dios, por lo que se reivindica la consciencia de los habitantes”.

 

Laicos advierten la “confusión de la esfera pública con la privada” en la Asamblea Legislativa

15/03/2012 en 8:30 am | Publicado en Noticias y Novedades | Deja un comentario

Desde el colectivo Entre Ríos Laica señalaron a AIM que los representantes del pueblo entrerriano “confunden la esfera pública con la privada”, ya que interpretaron como “un acto en detrimento del gobierno de la provincia la desmesurada apología religiosa que se hizo a la iglesia Católica Apostólica Romana con la presencia de sus funcionarios, que son funcionarios de otro Estado en la Asamblea Legislativa”.

“La tradición que va contra los principios modernos del Estado y una moral fundada en el hombre se hizo presente obscenamente en la Asamblea Legislativa con funcionarios del Estado del Vaticano en la apertura de sesiones”, dijeron desde la organización a esta Agencia, en referencia al ciudadano que ostenta el cargo  de arzobispo de la Iglesia Católica Apostólica Romana, Juan Alberto Puiggari.

En ese sentido, apuntaron que los legisladores y el gobierno “confunden la esfera pública con la privada; ya que la religión es un asunto individual que no debe ingerir en el Estado y la Asamblea Legislativa es un espacio netamente de representación del pueblo”.

Al respecto, recordaron que los espacios democrático “nada tienen que ver con la forma de gobierno monárquica que legitimó la Iglesia en la Edad Media y sigue legitimando en su propio Estado del Vaticano”.

Además, “hay que recordar que la Iglesia actuó contra la revolución de mayo, apoyó a los militares genocidas, sostiene un sistema patriarcal obsceno y violento y funda todo el conocimiento en verdades reveladas que nada tienen que ver con la ciencia moderna”.

Para los militantes laicos, “o hay una confusión de los representantes del pueblo entrerriano, que no develan cabalmente a quién deben responder o Entre Ríos está gobernada por conservadores que nada tienen de vanguardia ni de progresistas, sino que son parte de un Estado de clase que consolida la desigualdad y legitima instituciones oscurantistas como la Iglesia”.

Historias de asonadas clericales, diezmos y la oscilante realción entre Estado y religión

22/04/2011 en 12:03 am | Publicado en Noticias y Novedades | Deja un comentario

Los enfrentamientos de ideas liberales con dogmas conservadores tejen varios capítulos de la historia entrerriana, a partir de que las instituciones de la Colonia española dieron un lugar de preferencia a la Iglesia católica. Esa fue una de las razones por el clericalismo se opuso al proceso independentista de Mayo 1810. Desde entonces, los intentos por minar la vida estatal se han sucedido frecuentemente hasta hace unas décadas. En 1945, quince templos fueron intervenidos por vínculos con el nazismo, y durante la última dictadura, Paraná se convirtió en una meca de la Iglesia ultramontana y marruanista que un obispo llamado Estanislao Karlic logró desarticular.

La idea de Estado y los intereses de la Iglesia se han llevado a los golpes por los caminos de la historia. Pero la temprana presencia de capillas y cruces en un territorio que se fue poblando de facto, en muchos casos sin actas de fundación ni documentos que impulsen la urbanización, dio argumentos a los clérigos al momento de reclamar protagonismo en legislaciones, posesiones de campos, voz y voto en la designación de gobernantes.
El sostenimiento económico de la religión cuya fundación se atribuye a Shimón bar Ioná –conocido como Pedro, el primer Papa– fue uno asunto tempranamente acordado con el gobierno de la Colonia española, y en Entre Ríos el tema estaba regido por las leyes de India.
Cuando el Estado argentino, independiente y soberano, comienza a gestarse como idea, la posición oficial de la Iglesia fue el status quo, la actitud conservadora. Pero status quo no implicó inercia, quietud. Por el contrario, frente a la acción política enérgica y decidida, la Iglesia militó el fracaso de la Revolución de Mayo: los religiosos que integraron el movimiento independentista lo hicieron a título personal y se enfrentaron a la amenaza de excomunión.
Hubo apellidos de dirigentes liberales que las siempre simplistas evaluaciones maniqueas –revisionistas, pseudosprogresitas, pobretonas– ubican en la columna de los conservadores. Como Mitre, Sarmiento, Roca y un gran colectivo de personalidades de provincia, como el caso de Racedo en Entre Ríos, y el lúcido Oroño en Santa Fe que representaban el pensamiento liberal y debieron hacer frente a la férrea embestida clerical cada vez que intentaron legislar para el conjunto de los ciudadanos.
Nicasio Oroño intentó ya en 1867 que sea el Estado el que asuma la potestad de unir en matrimonio y no la Iglesia. En Santa Fe, la celebración de un casamiento de cristianos no católicos generó tanto encono clerical que el gobernador Oroño debió renunciar al cargo.
Desde Paraná, el obispo de esta diócesis lo fustigó con dureza y erosionó su solvencia política hasta verlo despojado del cargo. El mandatario clerical de la jurisdicción de Paraná envió una nota al gobierno nacional para denunciar al gobernador santafesino por “acciones anticristianas”.
Oroño también envió cartas a la Nación “ante la agitación y el desacato episcopal”, a fin de que “se tomaran medidas contra este empleado a sueldo [el obispo] que se permitía alzarse airadamente contra la soberanía provincial”. El escritor Atilio Torrasa, autor del libro “Mitre, paladín del laicismo” completó el panorama santafesino en un artículo: “Una insurrección de indios de las reducciones, azuzados por el clero, entró a saco en la ciudad, y para no verse forzado a una represión sangrienta, Nicasio Oroño prefirió renunciar. La ley fue dejada sin efecto. No obstante, con informe favorable de su asesor, Vélez Sarsfield, el gobierno nacional reconoció que las provincias podían legislar en esa materia mientras el Congreso no promulgara el código civil”.

DIEZMO. También en Entre Ríos los intelectuales y gobernantes liberales dejaron sentado que la Iglesia debía tomar distancia de los asuntos del Estado y procurarse el sustento por sí misma y así se dejó sin efecto el diezmo –contribución pecuniaria a favor de la Iglesia–, que estaba instrumentada desde los meses posteriores a la creación de la República de Entre Ríos en la segunda década del siglo XIX.
“Lucio Mansilla, con ideas modernas, un tanto liberales, suprimió el diezmo, pensando que la Iglesia debía ser sostenida por los creyentes”, escribió Carlos María Aranguren en su libro “Hombres del Paraná”.
Sin embargo Mansilla no desatendió el asunto y a fin de que la Iglesia tenga su sustento nombró comisionados para que recauden entre los feligreses que quieran hacer voluntarias donaciones.
Cuando asumió el gobernador católico Pascual Echagüe, la Iglesia se alzó nuevamente con las prerrogativas. “La reposición del impuesto al diezmo ha costado al gobernador Echagüe, en la historia la mayor andanada de críticas desde los jueces liberales. Echagüe lo hizo porque creía en la acción civilizadora de la religión”, escribió Aranguren.
Con fecha 4 de mayo de 1833, el Congreso de Entre Ríos restituyó el cobro del impuesto en beneficio de la Iglesia y creó la Junta General de Diezmos encargarla de administrarlo. El consejo estaba integrado por curas y funcionarios.
El diezmo caía sobre la producción rural: por cada vaca vendida, el productor debía pagar seis reales; por cada yeguarizo, dos reales; por cada mula, dos pesos, y por una oveja vendida, un real, disponía la ley. Tres años más tarde, también debían pagarlo los productores agropecuarios: “un peso por fanega de garbanzos; tres pesos por fanega de porotos y habas; dos pesos por arroba de tabaco, y dos pesos por arroba de algodón”, reveló Aranguren.
Con el gobernador Juan León Solá, la Iglesia vivió un tiempo de tensión porque a partir de la decisión de continuar con la política secularizadora de su antecesor Mansilla. Precisamente historiando sobre la educación argentina, la reconocida pedagoga Adriana Puigross, escribió que “en En Entre Ríos, la lucha entre la Iglesia y el Estado por el control de la educación había tenido su momento culminante en 1825, a raíz del decreto que prohibía el establecimiento de órdenes religiosas en todo el territorio provincial”.
Fue Solá, en el marco de una política progresista en materia educativa, el que determina, a la vez, la prohibición de que se instalen en Entre Ríos congregaciones religiosas, dispuso además que “el servicio del altar” debía estar “en manos del clero secular” y prohibió “la intromisión de comisionados de órdenes, venidas con la intención de conseguir limosnas para ser invertidas fuera de la provincia”.

GOLPES. Cuando el obispo de Córdoba Rodrigo Antonio de Orellana fue descubierto por el gobierno revolucionario de Mayo con nuevos intentos golpistas, fue encarcelado en Paraná.
Orellana había salvado su cabeza gracias a su investidura de obispo, pero no así sus cómplices: todos fueron fusilados, junto con el virrey Liniers en una historia que ya fue contada en “Entre Ríos Secreta”.
La historia de Entre Ríos está largamente atravesada por episodios protagonizados por clericales golpistas. Quizás uno de los casos más graves se vivió en 1945, cuando el gobierno entrerriano debió intervenir quince iglesias “que estaban bajo influencia nazi”, según relató Jorge Lanata en su libro “Argentinos”. “En Entre Ríos vivían unos 64.000 alemanes” y “Concordia, dada su fácil comunicación con el Uruguay, resultó ser el centro de las actividades nazis de la provincia”, escribió el periodista.
Durante los convulsionados años de 1970 –puntualmente desde la dictadura de 1976– en la diócesis de Parará se aquerenció la línea eclesiástica más dura que bendijo la represión ilegal y postergó la aplicación de los postulados del Concilio Vaticano II, que ubicaba a la Iglesia en su etapa de mayor tolerancia y apertura.
Es probable que la vecindad de los hechos en el tiempo no le permita a muchos evaluar en su justo grado el nivel de compenetración que tuvo la Iglesia entrerriana de entonces, con Adolfo Servando Tortolo a la cabeza, con causas totalitarias. Se trató de un tiempo nefasto –hay que decirlo con todas las letras– que chocó con la posición contraria de quien asumió el gobierno arquidiocesal luego: Estanislao Esteban Karlic.

REFORMAS. Con su llegada en 1980, Karlic puso punto final al último intento eclesiástico por continuar minando las instituciones de la República. Por fue recién con la muerte de Tortolo, en 1986, cuando pudo asumir las reformas y la disolución de células ultraortodoxas y fascistas. “Una de sus primeras acciones, adoptada antes de la muerte de Tortolo, la más conflictiva, fue la remoción del cuerpo de formadores que hasta entonces manejaban con mano de hierro el Seminario Arquidiocesano Nuestra Señora del Cenáculo, ubicado en la zona del Brete”, narra el periodista Ricardo Leguizamón ante una consulta de este cronista.
“Los cambios –amplió– apuntaron a dos figuras clave: el jesuita Alfredo Sáenz, y el ex fundador de Tacuara, Alberto Ezcurra Uriburu, que había regido los destinos del Seminario durante trece años, llegado aquí de la mano de Tortolo. Karlic hizo todo de modo cauteloso. Dispuso los cambios durante el receso invernal en el Seminario, pero aún así no pudo evitar el escarnio público. El sector más ortodoxo le respondió con insultos, y pintadas en las paredes del frente de la casa de formación por haber echado de la diócesis a Sáenz y Ezcurra”.
El lunes 22 de julio de 1985 el todavía arzobispo coadjutor Estanislao Karlic firmó la resolución a través de la cual descabezó al equipo de formadores de los seminaristas.
El texto de la resolución, aunque muy moderado, endilgaba a la institución haber quedado atrapada en el tiempo, y no haberse renovado. En concreto, planteaba que “las líneas clave del Documento de Puebla abren un camino de comunión y participación que sólo será realidad cuando el Seminario viva según el espíritu de este documento del magisterio latinoamericano, siendo el momento de insertar vigorosamente a nuestro Seminario en la línea eclesial de las recientes normas para la formación sacerdotal en los Seminarios de la República Argentina, habiendo oído repetidas veces al Señor Obispo Auxiliar y al Colegio de Consultores”.
Recuerda Leguizamón que la disposición supuso el apartamiento del sacerdote Cecilio Paul “del cargo de rector que ejerció de modo decorativo, por cuanto las líneas pastorales las trazaban Ezcurra y Sáenz”.
Sánez es ahora una especie de embajador sin cartera de su orden, la Compañía de Jesús, la misma a la que pertenece el cardenal primado, Jorge Bergoglio. Ezcurra, ya fallecido, no bien Karlic dispuso los cambios buscó cobijo en otra diócesis, la de San Rafael, en Mendoza, adonde el obispo León Kruk apañó a una congregación que se las ingenió para escandalizar a la cúpula católica del Episcopado: el Instituto del Verbo Encarnado. Todo eso antes vivió en Paraná, meca de la Iglesia ortodoxa de la dictadura.
Al Verbo Encarnado, una congregación que se enfrentó con la jerarquía católica y que obligó al Vaticano a designar un observador hasta que finalmente se llegó a un acuerdo, llegó no sólo Ezcurra sino también un grupo de seminaristas y sacerdotes, malquistados con Karlic, explicó Ricardo Leguizamón que se encuentra, en estos momentos, dando los trazos finales a una biografía del ex arzobispo de Paraná.
Fuente: Jorge Riani. El Diario de Paraná.

Se realizará un observatorio de laicidad en Entre Ríos

24/02/2011 en 8:43 pm | Publicado en Noticias y Novedades | Deja un comentario

El colectivo Entre Ríos Laica hará en el 2010 un relevamiento de íconos religiosos en espacios públicos, según informaron a AIM desde la organización social. El objetivo de la propuesta es obtener un muestreo de la situación en la provincia, para elaborar un proyecto de ley que garantice el efectivo cumplimiento de los principios de libertad religiosa y la laicidad del Estado en la provincia.

“Entre Ríos es una provincia laica y eso está fijado en la Constitución provincial, por lo que desde la organización impulsamos un Observatorio de Laicidad, que nos permitirá tener un censo para fundamentar el proyecto de ley que presentaremos el año próximo para sacar de organismos oficiales y espacios públicos todos los íconos religiosos”, indicaron a esta Agencia.

En ese sentido, apuntaron que consideran que se encuentran omnipresentes los signos, íconos y símbolos de la barbarie admitida: “Los del oscurantismo y de la violencia material y simbólica de la religión”, aspecto que consideraron negativo, ya que explicaron que “ese tipo de esculturas son violentas para quienes no son católicos o no practican ninguna religión”.

Al respecto, apuntaron que el contexto histórico es “es muy importante, esas estatuas eran legitimas en un Estado monárquico que perseguía y asesinaba a mucha gente en la Edad Media, ya que eran irracionales y creían en un logos revelado, pero actualmente cuando la modernidad desterró el pensamiento mágico y el Estado se presenta como laico, esas obras de arte tienen que estar en la esfera privada no en espacios públicos, porque sino también se debería hacer un monumento a los pastafari, como ejemplo de lo absurdo”, aseguraron.

Pero el observatorio no actúa sólo con la participación de los miembros del colectivo, sino que apelará a los ciudadanos a quienes pretenden interpelar para que “denuncien todos los espacios públicos con símbolos religiosos, que permitirá ampliar el muestreo para fundamentar el proyecto de ley”, que se presentará en la Legislatura entrerriana.

En Entre Ríos no se debate la presencia de crucifijos

14/12/2010 en 7:23 am | Publicado en Noticias y Novedades | Deja un comentario

Mientras en Santa Fe se propone retirar los símbolos religiosos de los espacios públicos, en la Legislatura de Entre Ríos se presentó un proyecto para levantar un monumento a Juan Pablo II. En el Superior Tribunal de Justicia se quiso entronizar una Virgen, pero también hubo un intento por retirar cualquier tipo de imágenes religiosa de Tribunales.

| Federico Malvasio

Las imágenes religiosas podrían desaparecer de las oficinas públicas en Santa Fe si prospera un proyecto de la diputada provincial Alicia Gutiérrez. La iniciativa propone retirar estatuas y crucifijos de los ámbitos públicos que dependan de los tres poderes del Estado, sean hospitales, escuelas, oficinas o juzgados. “La idea es garantizar la libertad religiosa, que se pueda profesar cualquier religión, o bien, tener derecho a no tener ninguna”, apuntó la legisladora del Frente Progresista.
En Entre Ríos, un proyecto de ese tipo está fuera del interés legislativo, según un sondeo de EL DIARIO entre las distintas bancas.
Se ha impuesto la preeminencia de los ritos católicos y la decisión de quienes administran el Estado de no dar el debate, pese a que esta provincia cuente con una tradición laica. Precisamente, los constituyentes del 33 evitaron incorporar a la Constitución provincial un preámbulo en el que se establezca que sea Dios “la fuente de toda razón y justicia”. Los convencionales, hace dos años, mantuvieron ese mismo criterio frente al pedido de sectores eclesiástico.

NO ES EL MOMENTO. Un recorrido por los despachos de legisladores, jueces y funcionarios no devela un activismo exacerbado por el libre albedrío. Los crucifijos o las estampas, como es común, suelen estar en lugares donde sobrevuela el dolor, la preocupación o la desesperación. Las salas de espera de los nosocomios o centros de salud son los sitios más comunes donde se los puede ver. También se los encuentra en el despacho del gobernador y las oficinas del Registro Civil. En la Legislatura no se conoce un proyecto de ley con las aspiraciones de la diputada santafesina. “No es un tema prioritario”, es la primera respuesta de José Antonio Artusi cuando se lo consulta, aunque cree que “todo aquello que marche en el sentido de separar la Iglesia del Estado es algo en que siempre se va a estar de acuerdo”. “Igual considero que el tema no es de vida o muerte y quizás por eso no tiene la relevancia o la jerarquía que tienen otros debates”, entendió el diputado radical. Su par por el Encuentro por la Democracia y la Equidad, Héctor de la Fuente, tiene una mirada similar. “Es una cuestión cultural y, en definitiva, es lo importante”, opinó en diálogo con esta Hoja. El legislador entiende que “hay que esperar los momentos para discutir este tipo de temas, sobre todo cuando se tocan cuestiones ligadas a la tradición”.
El desinterés sobre esta cuestión, tanto de la clase política como de la sociedad en general, se vio reflejado cuando el entonces diputado justicialista José Cáceres presentó un ambicioso proyecto de ley para levantar un monumento a Juan Pablo II en el Nuevo Parque. Se especula que el monumento tendría unos 100 metros de altura. La iniciativa del ahora ministro de Desarrollo Social tuvo ingreso a la Cámara el 26 de diciembre de 2007, pero pasó a comisión y nunca se trató. La propuesta dispone la convocatoria a un concurso “nacional e internacional” para llevar adelante la obra. Cáceres dijo en su momento contar con los apoyos del intendente de Paraná, José Carlos Halle, y del cardenal Estanislao Karlic. Por aquellos días sólo llamó la atención el valor que demandaría el monumento que ronda el millón y medio de dólares.

TRIBUNALES. Las oficinas de cualquier sede judicial no pueden ser entendidas como un lugar público, consideran algunos funcionarios de ese poder. El lugar en donde trabajan jueces, fiscales y defensores suele estar decorado con artículos personales, contó a EL DIARIO uno de los magistrados consultados. En un despacho impacta un cuadro de River, por ejemplo. No abundan demasiado los símbolos religiosos. La sala del Superior Tribunal de Justicia, donde juran los abogados, no tiene símbolos religiosos. Sí, la sala donde se desarrollan las audiencias en los juicios orales. Trascendió además que hay dos magistradas que tienen símbolos religiosos en sus lugares de trabajo. Son la jueza de Familia, Claudia Salomón, y la vocal del Superior Tribunal de Justicia, Susana Medina de Rizzo.
Cabe recordar que recientemente la ministra de la Corte Suprema de Justicia Carmen Argibay se pronunció a favor del retiro de los símbolos religiosos de los despachos judiciales.
El los Tribunales de Paraná, hace unos cuantos años, el vocal Carlos Nesa pidió autorización para entronizar una Virgen en el edificio de Tribunales, pero la solicitud fue rechazada por la mayoría del STJ. Otra anécdota que recuerdan en los pasillos del edificio tribunalicio remite también a tiempo atrás. Miguel Carlín, recién asumido como vocal, le piden que dé la orden de que se saquen todos los símbolos religiosos. Dicen –según contaron a esta Hoja– que el magistrado se negó, más que nada por el decoro de no tener que decidir sobre un asunto que involucra a otra religión que no es la suya.

ENTRE RÍOS LAICA. Así se denomina la ONG que se conformó con un grupo de jóvenes que pidieron la apostasía para darse de baja de la Iglesia Católica. Entre Ríos Laica está trabajando en un relevamiento en todos los lugares públicos para determinar con rigor la presencia de íconos religiosos. “Sorprende la cantidad de Vírgenes y crucifijos que hay en las plazas y plazoletas”, contó a EL DIARIO el periodista Renzo Righelato, integrante de la entidad.
La organización trabaja en el informe para anexarlo luego al proyecto de ley que están elaborando y que pretenden presentar en la Legislatura el año que está próximo a iniciarse.

Proponen prohibir simbolos religiosos en sitios estatales.

06/12/2010 en 8:50 pm | Publicado en Noticias y Novedades | Deja un comentario

La discusión sobre la presencia de imágenes religiosas en los espacios públicos no es nueva. Ahora la diputada Alicia Gutiérrez presentará un proyecto en la Legislatura santafesina que propone prohibir la exhibición de estos símbolos en los espacios de la administración pública provincial, sus organismos descentralizados y las empresas estatales. De prosperar la iniciativa, las que ya están instaladas deberán ser retiradas en un plazo de tres meses. La defensa de un Estado laico y neutral, y la libertad de pensamiento son los argumentos principales que esgrimió la diputada del partido Solidaridad e Igualdad (SI)-Frente Progresista al aclarar que Santa Fe “es la única provincia del país que declara al Estado como católico apostólico romano”.
La iniciativa será presentada la semana próxima en la Legislatura y se propone retirar las imágenes religiosas de los ámbitos públicos dependientes de cualquiera de los tres poderes del Estado, por ejemplo, hospitales, escuelas, oficinas y juzgados.

“Se trata de no discriminar a quienes tienen otro culto o no profesan ninguno”, dijo Gutiérrez, y no dudó en señalar una situación personal: “Cuando tuve que declarar en el juicio contra los represores, en el Juzgado Federal se exhibía una cruz detrás del tribunal. No me parece que todos tengan que compartir esa imagen en un espacio como es un juzgado, o como sucede en la Cámara de Senadores de la provincia, donde está la imagen de la Virgen”, insistió.

Excepciones. La legisladora consideró que la exhibición de imágenes religiosas “no puede quedar librada al azar”, aunque planteó que hay espacios que serán considerados excepcionales. Ese es el caso de los cementerios, como se detalla en el artículo 3 del proyecto. “Los símbolos e imágenes religiosas podrán mantenerse en los cementerios porque se trata de espacios que están reservados a ese fin y donde debe garantizarse la multiplicidad de credos. Son espacios donde cada cual rinde homenaje de acuerdo con sus creencias”, indicó la diputada.

Otros espacios excluidos de la prohibición serán las muestras y exposiciones artísticas, del mismo modo que las escuelas confesionales. “De acuerdo al culto, las escuelas confesionales mantendrán sus imágenes”, explicó la diputada.

Debate. La presencia de la iconografía religiosa en los espacios públicos viene siendo materia de debate. De hecho, semanas atrás, la jueza de la Corte Suprema de la Nación Carmen Argibay se pronunció públicamente a favor de eliminar los símbolos religiosos de los despachos judiciales.

En Santa Fe, el ministro de la Corte provincial Daniel Erbetta coincidió con Argibay al decir que “en este país hay libertad de culto y la religión, como la moral, están reservadas a la privacidad de cada persona, ya que se trata de un Estado laico”
Por su parte, el ministro de Justicia y Derechos Humanos santafesino, Héctor Superti, también justificó la propuesta de la jueza Argibay como mayor garantía de imparcialidad.
En tanto, la diputada porteña María José Lubertino también presentó un proyecto para erradicar este tipo de símbolos de los edificios públicos de Buenos Aires.

APOSTASíA COLECTIVA DE NUESTRA AMÉRICA.

06/12/2010 en 8:40 pm | Publicado en Noticias y Novedades | Deja un comentario

El 10 de diciembre de 2010, en distintas ciudades de Nuestra América, presentamos nuestras cartas de renuncia a la Iglesia Católica.

Basando su legitimidad en todas las personas bautizadas, la Iglesia intenta implantar su moral en la sociedad y en las relaciones humanas, subyugando y condenando toda forma de vida que no se le doblegue.

La apostasía colectiva es un acto de repudio público a la manipulación de la Iglesia Católica en la vida ciudadana.

Es una forma de manifestar el desacuerdo con su política social, sexual y económica dejando en claro que NO nos representa y que no deseamos que reciba, del Presupuesto del Estado Nacional, subsidios ni privilegios en nuestro nombre.

Por ello, invocando el art. 18 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos y el art. 18 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos, que garantizan la libertad de conciencia y de religión, anunciamos nuestra renuncia formal a la Iglesia Católica Apostólica Romana y exigimos la supresión de nuestros datos personales de sus registros.

APOSTASíA COLECTIVA

Mandá tu adhesión a adhesiones@apostasiacolectiva.org Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Bajátu carta de http://www.apostasiacolectiva.org y llevala el 10 de diciembre a tu obispado/arzobispado o iglesia local.

CONTACTOS DE PRENSA: prensa@apostasiacolectiva.org Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

ADHIEREN:
ArgAtea, Argentina Laica,Asociación Civil La Casa del Encuentro, Asociación Humanista-Ética Argentina Deodoro Roca, Ateos Mar del Plata, Colectiva Feminista las histericas, las mufas y las otras, Colectiva Las Deseantes, Comunidad Homosexual Argentina, Contraventoras, Entre Rios Laica, Grupo CarneSerVida, Insurrectasypunto, Jácara Colectiva Feminista, Misión Sacerdotal Tercermundista, Movimiento de Mujeres de Córdoba, Vox Asociación Civil, Comision Internacional de los Derechos Humanos para Gays y Lesbianas – IGLHRC, Colectivo La Tribu, Colectiva Feminista La Revuelta (Neuquén), Europa Laica, Secretaria de Diversidad Sexual del Partido Socialista de la Ciudad de Buenos Aires, Organización de Transexuales por la Dignidad de La Diversidad – Chile, Las Pajaras – Mendoza, Colectivo de Mujeres Latinas en Francia, Mulheres Rebeldes – Brasil, León Ferrari, Liliana Felipe, Diana Maffia, Alex Freyre, José María Di Bello, Liliana Daunes, Cristina Ferreyra, Marcelo Ernesto Ferreyra, Martha Rosenberg, Fernando Esteban Lozada, Ruth Zurbriggen, Ana Zabala, Facundo Nicolas García, y más de 1800 adhesiones…

 

« Página anteriorPágina siguiente »

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.